La variedad manzanilla cacereña es así nombrada porque procede del norte de Cáceres, donde tradicionalmente ha sido cultivada. Es una variedad de olivos muy versátil y de uso mixto, es decir, se puede cultivar tanto para aceituna de mesa como para producción de aceite. Esta variedad también se conoce con otros nombres como por ejemplo: costaleña, negrilla, carrasqueña, avellanina, entre otros. Todos estos nombres los recibe debido a su forma de manzana y lugar de origen. Esta es una variedad minoritaria, pero aun así su extensión es de unas 60.000 hectáreas dentro del territorio español.
olivos manzanilla cacereña
Olivos Manzanilla Cacereña

Características de esta variedad

La manzanilla real cacereña es una variedad de olivo de gran rusticidad, que es capaz de cultivarse en tierras arenosas, pobres de nutrientes y con pH ácidos (menores a 5). Todo ello sin ningún tipo de inconveniente, y siendo igualmente productiva. El olivo manzanilla cacereña es una variedad que está creciendo mucho en los últimos años gracias a su adaptabilidad a nuevos sistemas de cultivo tanto en riego como en secano. Entre sus principales características, se encuentran:
aceituna manzanilla cacereña
Aceituna Manzanilla Cacereña

Características de la aceituna manzanilla cacereña

Características del aceite 

El aceite de esta aceituna, es considerado excelente, aunque depende en gran medida, de la fecha en que sea recolectado. El aroma del aceite de la manzanilla cacereña es afrutado, del tipo de fruta verde madura como tomate, hierba, manzana y otros. Sus niveles entre amargo y picante, lo convierten en un aceite agradable al gusto. Además, tiene una estabilidad alta, por su composición de antioxidantes y gran porcentaje de ácido oleico. Si se cosecha en el momento oportuno y de la manera adecuada, se puede obtener un aceite de oliva virgen extra de gran calidad. El precio del aceite de oliva manzanilla suele ser similar al del resto de los aceites sin grandes diferencias.

Otras variedades de olivos