loader image
x

Repilo del olivo

Hay tipos muy diferentes de olivo en nuestras latitudes, y no todos tienen la misma sensibilidad a ciertas enfermedades. La vulnerabilidad también depende en gran medida del clima y la ubicación de la planta.

¿Necesitas más información sobre este tema?
Estaremos encantados de darle una atención personalizada.

El repilo es una de las enfermedades fúngicas más comunes  en el olivo. Esta enfermedad se manifiesta por manchas necróticas en las hojas y es causada por el hongo Spilocaea oleagina.

Las enfermedades fúngicas pueden ser muy comunes en los olivos

Además del daño por heladas, las infecciones por hongos son las más difíciles de combatir en los olivos. Hay distintos hongos que pueden afectar a los olivos, pero el más común el que producen la enfermedad de repilo del olivo (Spilocaea oleagina).

 

Características del repilo del olivo

El repilo se ha considerado la enfermedad más importante del olivar en España, tanto por su extensión como por los daños que ocasiona en condiciones favorables para su desarrollo. Estas condiciones son: años lluviosos, plantaciones densas y con mala aireación y olivares próximos a zonas húmedas.

La principal consecuencia de esta enfermedad es la defoliación que puede producir en el árbol, con el debilitamiento y la disminución de la producción que conlleva.

El óptimo para que el hongo se desarrolle se sitúa en los 15ºC, aunque el rango de infección puede estar entre los 5-25º C, con una humedad alta durante 12-96 horas.

repilo olivo

Síntomas del repilo del olivo

 

Los síntomas más característicos son:

  • Aparecen manchasmarrones oscuras con un borde claro en el haz de las hojas infectadas.
  • Las lesiones viejas presentan una coloración blanquecina por la separación de la cutícula del resto del tejido.
  • En el envés de la hoja aparecen unas zonas ennegrecidas discontinuas a lo largo del nervio central.
  • A veces la lesión aparece en el peciolo de la hoja que hace que caiga
  • En algunas ocasiones el repilo puede afectar al pedúnculo del fruto y origina un arrugamiento de la aceituna que puede caer prematuramente.
  • A consecuencia de las lesiones foliares el árbol puede sufrir una grave defoliación.

La decoloración en los extremos de las hojas es una característica de la enfermedad. Las manchas son claras de identificar. Cuando se alcanza la etapa final, los puntos tienen un diámetro de hasta 12 mm, que se pueden reconocer a simple vista.

La lucha contra el repilo del olivo

Los olivos generalmente son menos susceptibles que otros cultivos a las enfermedades fúngicas, esto se debe a la estructura de sus hojas. Aun así el repilo es muy infeccioso y afecta a las hojas, sobre todo a las  nuevas que se infectan una y otra vez.

Al igual que con las demás enfermedades fúngicas, debes intervenir lo antes posible para erradicar la enfermedad y que haga el menor daño posible.

Es necesario verificar regularmente la planta en busca de una posible infestación. Si el invierno fue muy frío, el hongo aparece principalmente en primavera y principios de verano.

También es importante conocer y llevar a cabo todas las medidas preventivas posibles. Algunas de estas medidas son:

 

  • Elección de una variedad que no sea susceptible a repilo.
  • Es muy importante favorecer la ventilación de los árboles con podas adecuadas.
  • Ayuda de manera preventiva un lugar soleado y aireado que permita que el rocío y la humedad se sequen lo más rápido posible
  • El árbol debe tener un buen estado nutritivo. El exceso de nitrógeno y la deficiencia de potasio puede favorecer el desarrollo del repilo.
  • El uso de fungicidas cúpricos. Dado que los tratamientos son preventivos, es necesario mojar muy bien con el caldo toda la copa del árbol, sobre todo en ramas bajas en interiores que es donde se desarrolla el hongo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad