loader image
x

Cuidados especiales en el cultivo de cereales

El trabajo de la agricultura es complejo y está lleno de conocimientos, técnicas y procesos especializados. Equivocadamente se piensa que las personas que se dedican al campo no necesitan formación y estudio, pero la realidad demuestra todo lo contrario.

Acometer proyectos como el cultivo de cereales no es tarea sencilla: el profesional dedicado al cultivo de cereales en España debe conocer en profundidad las fases de la siembra del cereal, los cuidados generales, los cuidados especiales, la defensa frente a posibles plagas y los métodos de recolección que más convengan a su explotación.

Todo ello se va aprendiendo con la experiencia y gracias al conocimiento transmitido de generación en generación. También gracias a empresas especializadas y a portales digitales centrados en el amplio y rico mundo de la agricultura. Por último, existen iniciativas formativas que ayudan a los explotadores agrarios a mejorar sus competencias año a año.

¿Necesitas más información sobre este tema?
Estaremos encantados de darle una atención personalizada.

Una de las cosas más relevantes en cuanto a este tipo de plantaciones es conocer perfectamente en qué fases se divide la siembra de cereales, qué se debe hacer en cada momento de estas fases y qué cuidados especiales hay que tener en cuenta con esta tipología concreta de recolecciones.

Fases de la siembra de cereales

De manera general, las fases de la siembra del cultivo de cereales pueden dividirse en dos grandes etapas. La primera está centrada en la preparación del terreno para ofrecer todo lo necesario a las semillas para su buen crecimiento. La segunda contempla, obviamente, desde la elección y siembra de semillas hasta la recolección.

Dentro de estos grandes grupos hay pequeñas subfases que conviene conocer al dedillo para que todo el ciclo se complete de la mejor manera y se pueda lograr una excelente producción. Si es así, esta se traducirá en ingresos suficientes para pagar el esfuerzo, la inversión de horas y el trabajo.

Preparación del terreno

Cualquier suelo no es óptimo para la plantación de cereal. El terreno debe cumplir con unas condiciones de habitabilidad mínimas para que el crecimiento de la planta esté garantizado.

Así pues, el agricultor debe hacer un estudio previo del estado de salud de su suelo antes de proceder a la siembra. Si este no presenta las mejores condiciones, hay que prepararlo: retirar las malas hierbas, triturar y eliminar cualquier tipo de residuo, etc.

Por supuesto, conviene arar el suelo con una profundidad relativamente baja. Desde luego, la condición generalizada es que este trabajo mecánico no supere los 35 centímetros de profundidad.

Todo esto predispone a la tierra para la parte más importante: la siembra, crecimiento y recolección del cultivo de cereales en España.

Siembra del cereal: cuidados y recolección

El pautado de fases está mucho más claro en esta importante parte del proceso.

Lo primero y principal es la selección de semillas. Aquí el agricultor debe decidir qué variedad, qué grado de pureza y qué tipo de cereal (trigo, cebada, centeno…) va a utilizar.

Estas semillas son desinfectadas antes de la siembra, para así evitar problemas futuros desde el primer momento.

Comienza la siembra: para ello se espera, generalmente a los meses de octubre y noviembre, pues es conveniente llevar a cabo la colocación de las semillas en el terreno cuando más humedad haya en el ambiente.

Las sembradoras están preparadas para hacer mecánicamente el proceso de plantación. Las semillas se distribuyen en filas paralelas y bastante juntas. Una vez realizado esto, comienza la fase de crecimiento.

En este momento hay que prestar especial atención a la posible aparición de plagas o enfermedades que perjudiquen a la planta en su crecimiento. Todo ello hasta llegar al punto de madurez exacto, en el que se podrá llevar a cabo la recolección también gracias al apoyo de herramientas mecánicas especializadas.

Cuidados en el cultivo de cereales

Hay algunas cosas que hay que tener en cuenta en el cultivo de los cereales. Aprovechar todos estos conocimientos para elevar la calidad de los cuidados a la plantación de cereal solo hará mejorar la recolección y, por tanto, el rendimiento de la explotación agraria.

Lo principal es, como ya se ha señalado, un excelente cuidado del suelo y una rigurosa selección de las semillas.

A ello hay que sumar otros factores, como el aporte de nutrientes gracias al uso de abonos ricos en nitrógeno, fósforo, potasio y azufre. La elección de la mejor combinación dependerá de las carencias del suelo y de las necesidades del cereal.

El riego también será algo a tener muy en cuenta: se realizará abundantemente antes y después de preparar el suelo. Además, habrá nuevos riegos en varias etapas: al brotar la planta y cuando se forma la caña, especialmente.

 

Todos estos consejos sobre el cultivo de cereales permiten que los agricultores especializados en este tipo de plantaciones puedan sacar el mayor partido a su terreno y disfrutar de la recompensa por su duro trabajo. Contar con asesoría profesional ante cualquier duda es la mejor manera de optimizar cada centímetro del campo. Sobre todo, cuando se trata de unas variedades sobre las que se investiga cada día.

MÁS ARTÍCULOS

Importancia del pH del suelo en la agricultura

Importancia del pH del suelo en la agricultura

Determinar el pH de un suelo es la mejor forma de saber su salud, así como la de conocer qué tipo de cultivos pueden crecer en él. Este valor condiciona la mayoría de las reacciones químicas tanto de los organismos vivos como de los inorgánicos. De ahí que saber cómo...

Análisis foliar del olivo: ¿qué es y cómo se realiza?

Análisis foliar del olivo: ¿qué es y cómo se realiza?

Hasta hace poco tiempo, el abonado del olivar ha sido una técnica basada en la tradición, en los cambios de experiencia entre los agricultores o en las diferentes recomendaciones de las casas de abonos. En la actualidad, gracias a las modernas técnicas presentes, hay...

¿Cómo injertar almendros? Descubre cuál es el mejor momento

¿Cómo injertar almendros? Descubre cuál es el mejor momento

Injertar almendros es una de las mejores formas que hay para garantizar una buena producción en sus frutos y posibilita, también, obtener diferentes variedades de una misma especie. Esto último es especialmente importante para conseguir una buena adaptación del árbol...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad