loader image
x

A qué distancia se siembra el ajo y otras curiosidades de su cultivo

El ajo es uno de los alimentos más comunes en la dieta mediterránea, imprescindible en la mayoría de nuestros platos. Además de ser un excelente condimento, tiene propiedades medicinales, por lo que es una hortaliza fundamental en nuestros día a día.

Por si fuera poco, es una de las plantas más sencillas de cultivar, ya que apenas necesita cuidados, y se puede plantar en un terreno o en maceta. De hecho, es ideal para aquellos que quieran iniciarse en el mundo de la horticultura. Pero que sea cultivo fácil no significa que no haya que tener en cuenta algunos factores importantes para conseguir una buena cosecha, como por ejemplo a qué distancia se siembra el ajo, en qué meses, o cómo se recolecta.

 

¿Necesitas más información sobre este tema?
Estaremos encantados de darle una atención personalizada.

A qué distancia se siembra el ajo

¿Cómo cultivar ajo? El primer paso es preparar y acondicionar el suelo pues, aunque el ajo no sea un vegetal especialmente exigente, contar con un suelo fértil, contribuirá a que el cultivo sea exitoso y de calidad. Si la tierra es demasiado ligera, es recomendable añadir un buen compost o una capa de abono. En el caso de que se vaya a realizar la siembra de ajo en un macetero, será suficiente con añadir cierta cantidad de compost antes de proceder a plantar.

Para la plantación del ajo hay que utilizar los dientes de ajo. Se recomienda utilizar los gajos de anteriores producciones, eligiendo los mejores, los de mayor tamaño y los que no estén picados. También se pueden utilizar semillas, pero es mucho más cómodo sembrar directamente los dientes.

De cada diente o gajo, saldrá una cabeza de ajo. Una vez esté el suelo limpio de malas hierbas, con la tierra bien suelta y abonada, se deben plantar de la siguiente manera:

  • Cada diente de ajo se tiene que colocar en hoyos de 2,5 cm de profundidad, con el lado puntiagudo mirando hacia arriba.
  • ¿A qué distancia se siembra el ajo? Cada diente tiene que estar separado entre uno y uno al menos 15 cm para permitir el pleno desarrollo de las raíces.
  • Si se van a hacer varias filas, cada una debe tener una separación de 30 cm, por el mismo motivo.
  • Si se siembra el ajo en macetero, hay que procurar que tenga suficiente profundidad, al menos 25 cm de fondo y un volumen mínimo de 3 litros por cada ajo. Es decir, para plantar 2 ajos necesitamos un recipiente, macetero o jardinera de 6 litros.

Se puede plantar ajo durante la primavera, y podremos recolectar en la temporada de otoño. También es posible hacer la siembra del ajo en otoño, para tener ajo durante todo el año, aunque este caso habrá que escoger una variedad capaz de resistir el frío del invierno, o que el cultivo se ubique en una región donde los inviernos sean suaves.

A la planta del ajo le gusta mucho el sol, por eso se recomienda realizar la plantación en lugares muy soleados. En cuanto a la frecuencia del riego, el suelo debe estar húmedo, por lo tanto, es importante regar con la suficiente frecuencia como para mantener la tierra siempre húmeda, lo cual dependerá de las condiciones climáticas y de la estación. Si los ajos no cuentan con la humedad necesaria posiblemente crecerán débiles y pequeños. Pero el exceso tampoco es bueno, ya que puede dar lugar a que aparezcan enfermedades.

 

Curiosidades que debes conocer sobre el cultivo de ajo

Además de saber cómo se siembran los ajos, hay algunas curiosidades que debemos conocer para optimizar su desarrollo en nuestro cultivo. Por ejemplo, las asociaciones, las incompatibilidades y las rotaciones. El ajo es un tipo de hortaliza que por el tipo de hojas que tiene, no puede competir por la luz con las arvenses, un tipo de maleza que tiene que ser removida por desbroce antes de plantar el ajo.

En cuanto a las rotaciones, son buenos precedentes las patatas, las judías, las espinacas y los cereales. Por el contrario, no se deben plantar en tierras donde se acaben de cosechar puerros o cebollas.

Las asociaciones más aconsejables son las fresas, los árboles frutales y las lechugas. Sin embargo, las patatas, las coles y las alcachofas son malas compañías para los ajos.

La recolección del ajo se realiza cuando las hojas de la planta se han marchitado. En cuanto la planta empiece a dar flor, se recomienda cortarla, ya que de lo contrario la planta impulsará todos los nutrientes hacia la flor, en detrimento del bulbo que se desarrollará más pequeño.

Después de cortar la flor, se debe anudar el tallo, de esta forma, la energía volverá a canalizarse en el bulbo. El brote de la flor es comestible y se puede consumir en ensaladas, de hecho, en muchas partes se considera una delicia.

Un par de semanas después de haber hecho el nudo, las hojas empezarán a secarse y será el momento indicado para extraer el ajo de la tierra. Conviene dejarlos al sol unos días para que se sequen y evitar que se pudran en pocos días, y después se pueden trenzar los tallos según se ha hecho tradicionalmente. Luego cada trenza se puede colgar en una zona seca y bien aireada que ayude a su preservación para poder disponer de una cosecha propia de ajos durante mucho tiempo.

 

Conociendo a qué distancia se siembra el ajo, el tipo de suelo que precisa y otros secretos sobre este cultivo, conseguiremos sin problema una productiva cosecha para todo el año.

MÁS ARTÍCULOS

La importancia del I+D+i en la agricultura

La importancia del I+D+i en la agricultura

Se prevé que en el año 2025 lleguemos a ser 8300 millones de personas en nuestro planeta. Alimentarlos a todos supondrá un enorme esfuerzo en la producción de alimentos y, en este sentido, la innovación en el sector agrícola se hace totalmente necesaria para aumentar...

Importancia del pH del suelo en la agricultura

Importancia del pH del suelo en la agricultura

Determinar el pH de un suelo es la mejor forma de saber su salud, así como la de conocer qué tipo de cultivos pueden crecer en él. Este valor condiciona la mayoría de las reacciones químicas tanto de los organismos vivos como de los inorgánicos. De ahí que saber cómo...

Análisis foliar del olivo: ¿qué es y cómo se realiza?

Análisis foliar del olivo: ¿qué es y cómo se realiza?

Hasta hace poco tiempo, el abonado del olivar ha sido una técnica basada en la tradición, en los cambios de experiencia entre los agricultores o en las diferentes recomendaciones de las casas de abonos. En la actualidad, gracias a las modernas técnicas presentes, hay...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad