loader image
x

Riego subterráneo para el almendro

El riego subterráneo consiste en la aplicación de agua y nutrientes bajo la superficie de forma localizada. Aunque en los últimos años este sistema de regadío fue muy cuestionado en España, actualmente está plenamente extendido por la península y se utiliza para todo tipo de cultivos, incluidos los leñosos, como el almendro. Gracias a este sistema, es posible optimizar el riego para que los árboles puedan dedicar menos recursos a la búsqueda de agua.

La profesionalización de las técnicas de regadío y sus claras ventajas frente a los sistemas de riego tradicionales han provocado que sean cada vez más las empresas y particulares que tratan de modernizar sus cultivos. El riego por goteo subterráneo ha demostrado una alta eficiencia productiva durante los últimos años. En el caso del cultivo de almendro, este sistema presenta algunas ventajas adicionales que analizaremos a continuación.

¿Qué es el riego subterráneo y cómo funciona?

El sistema de riego subterráneo, también denominado RGS, es una técnica de regadío que facilita agua y nutrientes a las plantas de forma mucho más directa que otros métodos tradicionales. Una de las consecuencias del riego subterráneo sobre las plantas es que condiciona el crecimiento y desarrollo de las raíces, que se adaptan a la localización del emisor de agua.

¿Necesitas más información sobre este tema?
Estaremos encantados de darle una atención personalizada.

Gracias a estos emisores, es posible humedecer únicamente la zona de las raíces, optimizando así la cantidad de agua que destinamos al regadío. Se estima que a través de este sistema se aprovecha hasta el 95 % de agua, lo que se traduce en un ingente ahorro económico para grandes superficies de cultivo.

La disposición de los emisores de agua puede variar en función de la estrategia que deseemos llevar a cabo. Lo ideal es que los coloquemos de tal forma que sus áreas de influencia se solapen con el objetivo de mantener una zona de humedad homogénea. A través de sondas, es posible monitorizar la humedad del suelo y valorar si la disposición de los emisores es la correcta.

Por otro lado, para limitar la intrusión radicular, es recomendable utilizar abonos ácidos. La utilización de estos productos también nos permitirá limpiar la tubería, lo que reducirá las probabilidades de oclusión, optimizando nuestros gastos de mantenimiento.

Riego subterráneo

¿Cuáles son sus ventajas?

El sistema de riego por subterráneo presenta numerosas ventajas frente a otros métodos de regadío:

  • Reducción del gasto energético.
  • Reducción del estrés hídrico.
  • Mayor aprovechamiento del agua gracias a la reducción de la percolación y evaporación.
  • Se reduce la presencia de malas hierbas sobre la superficie.
  • Cultivo menos propenso a enfermedades.
  • Mayor protección de los componentes físicos del sistema de riego, lo que traduce en un menor coste de mantenimiento.
  • Nulo impacto paisajístico.
  • Facilita el movimiento de la maquinaria agrícola.
  • En el caso de la fertirrigación, el sistema de riego subterráneo reduce las probabilidades de contaminación del suelo y acuíferos al irrigarse de forma mucho más localizada.

¿Cuáles son sus desventajas?

Aunque el riego subterráneo es uno de los sistemas más eficientes que existen, presenta tres claras desventajas:

  • No es un sistema válido para suelos arenosos por la dificultad de solapar las zonas de influencia de los emisores de agua y lograr una humedad homogénea.
  • Optimizar al máximo esta técnica implica la instalación de sondas que miden la humedad del terreno y productos para evitar la intrusión radicular. Esto requiere una inversión extra en tiempo y dinero.
  • El coste de instalación de las tuberías puede encarecerse hasta un 30 % debido al movimiento de tierras.

Aunque los costes iniciales pueden ser elevados, esta técnica se rentabiliza de manera mucho más rápida que otros sistemas de riego. Además, aunque requiere un mantenimiento exhaustivo, es posible controlar la humedad de forma sencilla a través de una aplicación desde nuestro smartphone.

Riego subterráneo para el almendro

Las ventajas del riego subterráneo pueden variar en función del tipo de cultivo o el terreno. En condiciones normales, esta técnica de riego del almendro beneficia su cultivo de la siguiente manera:

  • Las malas hierbas suelen ser una constante en el cultivo del almendro. Gracias a este sistema, la irrigación será localizada bajo tierra, por lo que las hierbas de la superficie no podrán desarrollarse.
  • La aplicación de agua bajo la superficie reducirá el riesgo de enfermedades en el cultivo de almendros, lo que permitirá suprimir la utilización de productos fitosanitarios.
  • En terrenos irregulares se evita la escorrentía superficial provocada por otros sistemas de riego como la aspersión.
  • Se ahorran costes de manera sustancial. De media, se reduce la aplicación de agua y fertilizante en un 20 %.
  • Incremento notable de la productividad. La producción de almendras por litro de agua consumido es mucho mayor que en otros sistemas de riego.

En resumen, la utilización del sistema de riego subterráneo para el cultivo de almendro es una de las opciones más ventajosas. Aunque los gastos de instalación son elevados, los almendros cuentan con unas características que nos permitirán aprovechar al máximo los beneficios de esta técnica de regadío.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad