loader image
x

Cómo realizar el diseño de un sistema de riego agrícola

Diseño de riego agrícola

¿Necesitas más información sobre este tema?
Estaremos encantados de darle una atención personalizada.

La técnica y la evolución han perfeccionado y profesionalizado todavía más si cabe todas las tareas que se llevan a cabo en el sector de la agricultura. Todo ello está enfocado a reducir el tiempo y el esfuerzo en el trabajo y, pese a esto, generar mayores beneficios y cosechas más abundantes y ricas.

Uno de los aspectos a los que más se ha prestado atención en este sentido es al diseño del sistema de riego. Utilizar un riego optimizado, en el que no haya malgasto de agua y en el que cada gota llegue a la raíz de la planta o el árbol.

Instalar un sistema de riego automático, bien pensado, con una estructura lógica y que aproveche al máximo este recurso tan delicado de la naturaleza aporta también otras ventajas que hay que tener en cuenta: ahorro del gasto para el agricultor y mayor y mejor control del estado de nutrición del cultivo, entre otros.

Por estas razones, el diseño del riego automático es una opción que se recomienda en todo tipo de cultivos y que cada vez es más utilizada por los agricultores. Esto también sucede porque los sistemas de riego automático son día a día más eficientes, baratos, fáciles de instalar y seguros.

Qué tener en cuenta para el diseño de un sistema de riego

Lo primero que el agricultor debe tener en cuenta cuando se planea trabajar con un sistema de riego automático es que la clave del éxito consiste en hacer un buen diseño de la instalación.

El proceso parte de la elaboración del esquema del riego automático: aquí hay que pensar en las características de la plantación, sus dimensiones y otros factores relacionados con cada tipo de cultivo. Con ello, se podrá determinar qué tipo de presión y caudal es necesario en el sistema de riego automático, qué tipo de emisores son los más indicados, dónde colocarlos, cómo gestionar las líneas de tuberías, etc.

Así, con ayuda de profesionales, el agricultor debe dibujar un plano del terreno, disponer los distintos difusores de riego y generar circuitos independientes para cubrir todo el territorio que tiene que recibir agua de riego de forma controlada y habitual.

Un profesional especializado en este tipo de trabajos podrá certificar que todos los árboles o plantas recibirán su cuota necesaria de agua para que una vez que esté instalado el sistema de riego.

Cómo funciona el riego del almendro y olivar

¿El riego automático es igual independientemente del tipo de variedad que haya plantado en el cultivo? ¿Cómo actuar con almendros u olivares? Estas preguntas son muy habituales, especialmente con estas dos variedades de cultivo, ya que suelen estar en vastas extensiones.

El motivo de diseñar un sistema de riego automático para olivos y almendros es el mismo que para cualquier otro tipo de plantaciones: ahorrar agua, aplicar fertilizantes de un modo mucho más cómodo, evitar la erosión del suelo…

¿Qué particularidades hay que tener en cuenta entonces en estos dos casos?

Riego controlado del olivo

En el caso de los olivos, que son árboles de secano, se recomienda usar el riego en momentos puntuales del año. De este modo, se favorece el crecimiento tanto del árbol como de los frutos. Queda demostrado que los olivares con riego automático ofrecen una producción mucho más interesante que los que no cuentan con estos sistemas.

Riego controlado del almendro

El riego controlado en el almendro es necesario porque se trata de un tipo de árbol que necesita estar muy nutrido tanto en primavera como en verano. También en parte del otoño. Esto hace imprescindible que se tomen medidas para que los ejemplares estén siempre hidratados: no es algo que se pueda dejar siempre a la naturaleza.

Un árbol de almendro bien cuidado con riego controlado es un árbol que en la siguiente campaña ofrecerá una espectacular floración y por tanto aumentará la producción de la cosecha.

En este caso, tener el diseño del riego automático permite evitar problemas poco favorables para el almendro, como que se formen encharcamientos. Además, resulta mucho más sencillo controlar la humedad y la temperatura, que también mejoran o empeoran la salud del árbol y repercuten en su producción.

Cómo diseñar el sistema de riego

Diseñar sistemas de riego no es algo que resulte especialmente complejo. Aun así, la experiencia es un grado: siempre es recomendable contar con la mirada experta de un profesional que ya haya trabajado para instalar un sistema de riego automático.

Lo principal es evaluar todas las variables indicadas al inicio de este artículo (dimensiones, tipos de cultivo, presión del agua, etc.) para que el proyecto sea funcional y resulte útil.

Después, sobre plano, se dibujan los diferentes circuitos y se colocan las fuentes de riego de la forma más eficiente posible. Es conveniente pensar varias alternativas para encontrar el mejor diseño. Una vez aprobado, se realiza la instalación en función de lo que se ha marcado en el plano.

Son muchos los factores a tener en cuenta, pero con un diseño realizado con tiempo, reflexión y conocimiento se puede lograr un sistema de riego automático verdaderamente eficaz, económico y que mejore la producción y el trabajo diario en el campo. El diseño del sistema de riego es un avance que cada día está en más espacios dedicados a la agricultura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad